close
Síganos en nuestras redes sociales Twitter Instragram Facebook

Hoy se cumplen 18 años de un enigma aún sin resolver en Entre Ríos

Sin ningun tipo de avance en la investigación, se cumplen 18 años de la desaparición de la familia Gill.

12:06 PM 1/13/2020

Recordemos que la pareja y sus cuatro hijos que fueron vistos por última vez el 13 de enero de 2002. Hasta ahora no hay pistas nuevas por donde seguir investigando.

Cuando a mediados de agosto del año pasado concluyeron las nuevas excavaciones que se hicieron en el campo de Crucecitas Séptima, donde vivían y trabajaban los seis integrantes de la familia Gill, las esperanzas de saber la verdad se diluyeron nuevamente. Si bien las expectativas ante esa medida llevada que contó con la colaboración de los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense eran moderadas, luego la situación fue peor, ya que por ahora no hay pistas nuevas por donde seguir.

De esta manera se cumple este nuevo aniversario del misterio más grande que tiene la provincia de Entre Ríos, y demuestra un fracaso para la Justicia y la Policía, con una investigación que en los primeros años tuvo varios aspectos erráticos. Algunos creen que el dueño de la estancia La Candelaria se llevó a la tumba el secreto del destino de la familia cuando falleció en un accidente. Sin embargo nunca hubo pruebas concretas de ello.

Aunque pase el tiempo y la efemérides parezca igual a la anterior, para las familias Gill y Gallegos no lo es: sufren día a día, en Paraná y en Nogoyá, la ausencia de la pareja y sus cuatro hijos que fueron vistos por última vez el 13 de enero de 2002. Rubén Gill, su esposa Norma Margarita Gallegos, y sus chicos María Ofelia, Osvaldo José, Sofía y Carlos de 2, son los nombres que los entrerrianos nunca olvidarán.

EL JÓVEN QUE SUFRIÓ ABUSO POLICIAL ESTÁ EN ESTADO CRÍTICO

RÍO NEGRO: COMUNIDAD MAPUCHE RESISTE EL DESPLAZAMIENTO FORZOSO

Se trata de la comunidad Kom Kiñe Mu. El conflicto se orogino por un permiso de coto de caza.

WUHAN, EL ORIGEN DE LA PANDEMIA , HOY TODO NORMAL

Por Leonel Tornes Antunez