close
Síganos en nuestras redes sociales Twitter Instragram Facebook
Consulte el tiempo en nuestra región

Diamante: hay vecinos que se niegan a dejar sus casas para no perder todo

A pesar que el municipio alertó sobre el peligro y pidió evacuar un sector afectado de barrio Urquiza, mucha gente se queda en su hogar.

10:11 10/10/2018






Continúa el alerta por el posible derrumbe de la barranca en el barrio Urquiza. El temor de los vecinos se profundizó el lunes por la noche, debido a la lluvia que se desató en la región. Ante el riesgo, muchas de las familias que se niegan a abandonar sus casas para no perder lo poco o mucho que tienen decidieron irse a dormir a la casa de algún pariente o un amigo. Luego al mejorar las condiciones climáticas regresaron a su hogar.

Mientras tanto, en la escuela N° 56 Francisco Ramírez se prepararon para recibir posibles evacuados. Hasta la medianoche aguardaron que alguno de los habitantes del sector más afectado llegara buscando refugio, pero esto no ocurrió. Su directora, Graciela Torres, contó a la prensa que en la institución cuentan con un albergue y dispusieron de 16 lugares, que hasta ahora no fueron utilizados.

Tampoco se albergó a algún vecino en la escuela N° 52, donde cedieron el salón del comedor para que el municipio acomodara 20 camas, mientras los alumnos almuerzan en una galería hasta que la situación se normalice y ya no se necesite este espacio, según comentó María del Carmen Gómez, la directora, quien recordó que en la década del 70 el establecimiento funcionaba en las inmediaciones del Cristo Pescador y también hubo un desmoronamiento que a su paso derribó el inmueble, por lo que les donaron otro, en una zona más estable.

"Esto no es de ahora, sino que este problema viene hace años, lo que pasa es que ahora se viralizó y con los drones se puede ver la magnitud de la situación", afirmó Claudia Zárate, quien vive en calle Urquiza al final, una cuadra antes de llegar a la enorme figura religiosa de 12 metros que es un ícono del lugar y a la cual ayer muchos le rezaron invocando protección para los vecinos que no quieren irse. Pero hasta la imagen de Jesús también está en riesgo y hasta estudian si es factible trasladarla para que no se destruya cuando una gran parte de la barranca termine precipitándose.

Claudia nació y se crió en el barrio. Si bien se mudó a Buenos Aires un tiempo, regresó hace cinco años para acompañar a sus abuelos mayores y a su padre. "Mi casa está a unos 100 metros de la parte más comprometida. Cuando estaba trabajando vinieron unas asistentes sociales y hablaron con mi papá. No sé bien qué le dijeron, pero yo ya aclaré que de acá no me voy. La verdad es que no me quiero ir y además no tenemos dónde. Tampoco contamos con un lugar para llevarnos las pocas cosas que tenemos. Me duele esto que está pasando", dijo visiblemente angustiada.

La mujer sostuvo que los vecinos no se van porque "están acostumbrados a este tipo de cosas", y señaló: "Da impotencia todo esto, porque pudieron haber hecho algo antes, no ahora; siempre es todo a último momento y a las apuradas".

"Siempre fuimos olvidados los que vivimos acá y se acuerdan de nosotros para el voto nomás. Hace tiempo le dieron casas a mucha gente, pero no tuvieron en cuenta a quienes están a borde de la barranca que se está por caer", señaló, y por otra parte, opinó: "Contra la naturaleza no se puede hacer nada. Mis abuelos y mi papá me cuentan que hace 43 años hubo un derrumbe que fue peor".

Walter Solís también reside en barrio Urquiza, sobre calle Antártida Argentina y a solo una cuadra del Cristo Pescador y de la intersección de Eva Perón y Belgrano, la zona de mayor peligro. "La sensación de miedo y angustia se vive todos los días, porque estamos todo el tiempo pensando que en cualquier momento se cae la barranca y se lleva alrededor de 15 casas, muchas de ellas de familias que trabajaron toda su vida para tener su vivienda digna", contó.

Manifestó además: "La verdad es que se vive un clima de mucha tensión y alerta. Hay vecinos que fueron desalojados de sus viviendas pero no les dieron otra respuesta. Los querían llevar al Hospital Colonia y no es un lugar para ir con criaturas, y también hay escuelas para que se refugien, pero no les dan ningún tipo de solución más allá de eso".

"Hasta el momento son alrededor de 20 familias las que están en la zona del deslizamiento de la barraca y algunas se fueron a quedar a casas de familiares o vecinos. Pero pasa que las personas que viven en el barrio no quieren dejar su vivienda por miedo a los robos. No quieren perder todo lo que lograron a lo largo de toda una vida. Hay gente que vive de la pesca y como está la situación económica del país es difícil volver a arrancar de cero", argumentó.

Contó que su hermano, su cuñada y sus sobrinos están más expuestos al peligro: "Mi hermano está más cerca de la zona afectada, a 50 metros. Mi cuñada y uno de los chicos se quedaron en mi casa a pasar la noche por la lluvia y la tormenta, que es cuando suele deslizarse un poco más la barranca", dijo Solís.

"Por ahí los vecinos decían que si hay posibilidad de que les den una vivienda aunque sea a pagar a plazo, ellos se retiran del lugar para deshabitar la zona de peligro, donde hay un montón de chicos y funciona uno de los comedores comunitarios más grandes de la zona", indicó, en referencia al centro asistencial San Roque, abocado a la atención médica y social y que fue trasladado al Centro Integrador Comunitario (CIC) al inicio de la semana para no interrumpir sus principales tareas.

Mientras la mayoría de la gente se aferra a su hogar y se niega a salir, desde Defensa Civil de Diamante informaron que por la aparición de nuevas fisuras en el terreno se amplió la zona de emergencia hacia el norte del Cristo Pescador, afectando a 38 familias más. "En total, estarían afectadas alrededor de 64 familias en zona de riesgo", indicaron, a la vez que reiteraron que "se encuentran a disposición de los vecinos para continuar con las evacuaciones en dos establecimientos educativos de la ciudad".

Agostina Cechetti Secundini, coordinadora del Área del Niño el Adolescente y la Familia (ANAF), explicó: "Según nuestros datos, no hay presencia de menores de edad en la zona más comprometida. Estos fueron trasladados a viviendas de familiares".

Por su parte, el intendente de Diamante, Lénico Aranda, dijo: "La situación sigue igual y evaluamos el minuto a minuto. Hay gente que se ha autoevacuado y ha vuelto después a su casa. Nosotros seguimos priorizando la integridad de las personas, ante el riesgo de vida que supone el inminente derrumbe".

El mandatario recalcó que "se están haciendo gestiones con el gobierno de la Provincia y el gobierno nacional", y sostuvo: "Estamos trabajando coordinadamente con ellos. Lo que estamos necesitando por ahora es agua y pañales, nada más".

A su vez, comentó que además de estar enfocados en la emergencia y en preservar la vida y la integridad de los vecinos afectados, se encuentran gestionando con las autoridades gubernamentales "el después de la caída de la barranca", y al respecto afirmó: "Estamos viendo si podemos tramitar viviendas, pero sabemos que da para largo y no queremos crear falsas expectativas".

También recordó que centralizaron las acciones en la sede de la Asociación de Bomberos Voluntarios de la localidad, situada en la intersección de 3 de Febrero y Sarmiento. "Es un compromiso que tomamos y estuvimos todos de acuerdo para trabajar mancomunadamente entre bomberos, el Hospital, la Policía, el Parque Nacional, las fuerzas políticas y de seguridad.

Solo se reciben las donaciones acá. Muchos de los voluntarios no durmieron trabajando para coordinar las tareas y en una escuela hasta se cocinó para posibles evacuados, pero hubo vecinos que prefirieron irse a casas de familiares. No quieren ir a las escuelas y hasta que el derrumbe no se concrete no van a salir", dijo alarmado, aunque se mostró comprensivo por lo que significa dejar un hogar: "La gente se da cuenta de la gravedad de la situación, pero cuando tiene que irse le entra la nostalgia y es entendible. Hay mamás y abuelas que se han evacuado, pero quieren dejar el jefe de familia para cuidar el inmueble y durante el día se dan una vueltita porque es su casa, su lugar, su terruño, donde formaron sus familias".

Aranda mencionó que es uno de los barrios mas añejos de Diamante y señaló que hubo derrumbes en años anteriores, pero nunca con la magnitud actual. "Se derrumbaba a lo mejor medio metro por 10 centímetros. Son barrancas a pique lo que hay ahí y ahora hay grietas de 30 a 40 metros de profundidad, es impresionante. En algún momento se hizo una estabilización de la barranca, pero no sé por qué no continuó en esa zona", señaló.

José Sanguinetti, geólogo que trabajó en una iniciativa que se presentó hace dos décadas para concretar esta obra, expresó: "Fui coordinador del anteproyecto hace 20 años y siempre he seguido de cerca ese tema. El proyecto de drenaje se aplicó a unos 1.000 metros de la barranca y funcionó, pero no se hizo en los 100 metros donde ahora hay derrumbes, desconozco el motivo".

El especialista, que adelantó está escribiendo un informe al respecto, señaló: "Hay muchos factores que pueden influir en que se pueda deslizar ese tramo. Habría que estudiar bien el terreno, pero eso requiere inversión". No obstante, analizó: "Los derrumbes son comunes en toda la margen de nuestras barrancas, al igual que en la costa correntina, ya que hay un proceso natural que data de millones de años, que generó que el río Paraná se haya ido corriendo centenares de kilómetros de este a oeste; y eso está constatado por la reconstrucción geológica que se ha hecho. Y cuando el río se corre y se encuentra con la barranca, empieza a erosionarla". Además, explicó que la zona se compone de suelo en los que predomina la arena, la piedra y el limo, "materiales que humedecidos toman estado de fluidez".

"Pero también hay alguna influencia entrópica, como la descarga de agua servida de todo tipo producida en la zona urbanizada, y ese es un factor importante en el aceleramiento de estos procesos", dijo, y finalizó: "Los municipios tendrían que instaurar alguna franja de protección excluyente, donde no se permita construir y se explique el real peligro que significa hacerlo".

Entre Ríos: lluvias y tormentas aisladas para el inicio de la semana

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) prevé precipitaciones y algunas tormentas para el domingo y el lunes.

Buenos Aires: Patronato perdió 3 a 1 con Lanús y se hunde en la tabla

El equipo paranaense fue ampliamente superado por el Granate. Los goles los convirtieron Ribas -exPatrón- en contra de Lemos y de Cisterra. Descontó Sperdutti para el "Negro", que hasta ahora ganó un solo partido de nueve.

Chocaron una moto y una camioneta en la ruta 2 dejando un saldo de un joven grave

Un muchacho pelea por su vida en Concordia, tras protagonizar un gravísimo accidente. El conductor de la camioneta está preso.